¿En qué consiste un control de ciberseguridad?

¿En qué consiste un control de ciberseguridad?

¿Aún no conoces lo que es un control de ciberseguridad? Hace una década atrás, lo normal era que todos los datos que poseía una empresa se almacenaran físicamente dentro de la organización; ya fuese en papeles o servidores internos. Ahora, lo común es que los datos y sistemas de la organización estén en todas partes: en la nube, en las aplicaciones de Internet y en los dispositivos personales de las personas. Y, con tanta dispersión de datos, aumentan las probabilidades de sufrir una violación de seguridad.

Como ya sabes, la ciberseguridad es la práctica de proteger a las organizaciones de los piratas informáticos, los ciberataques, los accidentes de los usuarios y la actividad maliciosa en general con el fin de evitar robos de información y daños. Pero, para que la protección sea efectiva, es imprescindible implementar controles de ciberseguridad.

¿Qué es un control de ciberseguridad?

Todos los sistemas informáticos tienen vulnerabilidades, solo que algunas son simples y otras más complejas. Por tanto, cualquier ciberdelincuente que se esfuerce lo suficiente, encontrará la forma de explotar una vulnerabilidad.

Los intentos que hacen las empresas por detener las posibles amenazas de seguridad son lo que conocemos como controles de ciberseguridad. La parte más difícil de la seguridad informática es seleccionar los controles adecuados y asegurarse de que realmente funcionen.

Aunque la implementación de controles puede parecer algo complicado, ya no lo es tanto. En la actualidad, la mayoría de las organizaciones aplican marcos de seguridad o controles predeterminados que les permiten gestionar los riesgos de ciberseguridad. Los marcos de control, también conocidos como frameworks de ciberseguridad, te ayudan a adaptar los controles al tamaño y a la actividad de tu organización.

Eso sí, debes considerar que en ciertos sectores se exigen o sugieren marcos de seguridad específicos que las organizaciones deberían aplicar.

¿Cuáles son los objetivos del control de ciberseguridad?

El objetivo principal de la aplicación de los controles, como ya has visto, consiste en ayudar a reducir los riesgos de ciberseguridad en una organización. Dicho de otra manera, implementaremos controles para prevenir los incidentes de seguridad o, en su defecto, reducir el impacto.

La aplicación efectiva de un control de seguridad se basa en su clasificación en relación con el incidente. Para que entres en contexto, un control puede ser preventivo, de detección o correctivo.

Los controles preventivos son cosas como las contraseñas o la autenticación de dos factores. Los controles de detección son sistemas o softwares que detectan el malware y el intento de phishing, vishing o smishing, entre otros. Por último, los controles correctivos son los encargados de gestionar las consecuencias de un ataque haciendo uso de herramientas para respuestas de incidentes, análisis forense o restauración de datos.

Tipos de controles de seguridad

Antes de entrar en detalles sobre los tipos de controles que existen, es importante hablar sobre las distintas capas de control que pueden existir. Básicamente, se trata de una estrategia utilizada en cualquier tipo de seguridad para darle mayor profundidad a las defensas.

Cuando combinas los controles en múltiples capas de seguridad, garantizas que, si una capa no logra contrarrestar una amenaza, las otras capas te ayudarán a evitar una brecha en el sistema. En este caso, cada capa de seguridad trabaja para contrarrestar amenazas específicas. Por ejemplo, tienes:

  • Seguridad física.

  • Seguridad de red.

  • Seguridad en dispositivos finales (endpoints).

  • Seguridad en aplicaciones.

  • Usuarios.

  • Datos.

Dicho esto, los tipos de controles de seguridad más comunes son los siguientes:

Controles de gestión

En este tipo de control nos encontramos con las políticas, procedimientos y directrices implementadas en una empresa, las cuales van definidas de acuerdo a los objetivos de ciberseguridad de la organización. Fundamentalmente, existen para dar estructura y orientación a todos los miembros de la organización, evitando que nadie sea multado, cause una infracción o forme parte de una brecha de seguridad.

Controles físicos

Los controles de seguridad física son de los más populares y que se vienen usando desde mucho antes. Incluyen elementos como el vallado del perímetro del centro de datos, sistemas de alarma, cerraduras, guardias de seguridad, tarjetas de control de acceso, sistemas biométricos para el control de acceso, cámaras de vigilancia de circuito cerrado, sensores de detección de intrusos y mucho más.

Controles técnicos

Los controles técnicos, que también son conocidos como controles lógicos, utilizan la tecnología para limitar el acceso al hardware o el software. No limitan el acceso a los sistemas físicos como lo hacen los controles físicos, sino que limitan específicamente el acceso a los datos o contenidos.

Por ejemplo, la encriptación, el software antivirus/antimalware, el cortafuegos o los lectores de huellas son controles técnicos.

Controles operativos

Los controles operativos son los que involucran a las personas que llevan a cabo los procesos de la empresa en el día a día. Entre los ejemplos más comunes, entrarían las capacitaciones para generar concienciación cibernética, la clasificación de activos o la revisión de los registros.

Con esto, ya sabes en qué consiste un control de ciberseguridad y cuáles son sus tipos. Solo recuerda que, mientras mayor sea la cantidad de capas de control que utilices, mayores serán los niveles de protección de datos.

Alfonso Orrantia

Alfonso Orrantia

Especialista en Marketing Digital, egresado de la carrera de Ingeniería en Sistemas Computacionales por el Instituto Tecnológico de Chihuahua II, apasionado por el campo de las tecnologías de la Información.